La “aspirina” en niños debe evitarse ¿por qué?

La aspirina siendo éste su nombre comercial más conocido, tiene como principio activo el ácido acetilsalicílico (AAS), y se desaconseja su toma en niños por sus efectos secundarios que no son tolerables en la población infantil, que pueden ser graves, como el síndrome de Reye, que supone consecuencias peligrosas en el cerebro y el hígado.

Actualmente la aspirina para niños está contraindicada, incluso hasta los 16 o 18 años no se debería administrar el medicamento.

En muchos casos de síndrome de Reye, los pacientes habían tomado aspirina u otros medicamentos con ácido acetilsalicílico los días previos. De ahí que se estableciera una asociación entre estos fármacos y el trastorno. Sin embargo, los investigadores aclaran que estos medicamentos no lo causan, sino que constituyen un factor que aumenta las probabilidades de que se produzca. Por este motivo, se recomienda no administrar productos que contengan ácido acetilsalicílico a niños y adolescentes con cuadros febriles, salvo indicación expresa del médico.

La propia presencia del síndrome de Reye se ha reducido en la actualidad desde que se dejó de administrar aspirina infantil o cualquier medicamento con ácido acetilsalicílico a niños y adolescentes.

Sin embargo, esto no quiere decir que el AAS no se utilice nunca en niños; este medicamento puede estar indicado en algunas enfermedades como la artritis idiopàtica juvenil o la enfermedad de Kawasaki.

Fue en Estados Unidos donde se inició esta campaña de retirada de la aspirina infantil. En España, si bien es cierto que los pediatras, conocedores de este síndrome, ya habían dejado de recomendar el uso de la aspirina infantil, fue en el año 2003 cuando dejó de venderse sin receta la aspirina infantil en las farmacias. El Ministerio de Sanidad en ese año decidió que la aspirina infantil sólo podría administrarse con receta previa. De esta forma, será el pediatra el que recete este medicamento sólo si él considera extremadamente necesario su uso. Sin embargo, esto no suele ser habitual.
Los medicamentos alternativos al uso del ácido acetilsalicílico suelen ser el paracetamol o el ibuprofeno.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: