¿Hambre emocional? y la manera de como evitarla

En su mayoría, el hambre emocional es la responsable de esos kilos de más que a veces cuesta tanto perder. Es una forma de utilizar la comida para desviar las emociones, distraernos, negar situaciones, que muchas veces son de índole psicológico.

El usar la comida para regular las emociones es la causa que muchas veces nos lleva a comer más de la cuenta, no sabemos cómo o simplemente no queremos controlarla. Pero diferenciar el hambre emocional del hambre real es relativamente sencillo, lo que hay es que prestar la atención necesaria, ambas se manifiestan de manera diferente.

Pero no te preocupes, el hambre emocional tiene solución lo que debes es enfrentarla y hacerlo de la mejor manera. Lo primero que debes hacer es darte cuenta de los que te ocurre cuando comes de manera emocional, para ello debes aprender a sintonizar tu cuerpo con el estómago, no comas si no tienes hambre.

Para lograrlo debes mantenerte siempre hidratado, beber agua permite no confundir la sensación de sed con el vacío que provoca el hambre física.

Debes buscar la manera de distraerte, más si lo que estas es pensando en comer. Escribe, puedes salir a caminar, cantar, bailar, ver un película, leer un libro, etc. Tampoco debes poner el foco en la culpa, el estrés y el remordimiento, caerás en un ciclo del cual no podrás escapar; así evitas que tu autoestima se sienta afectado.

Es importante que aprendas a redirigir tu energía, utilizala en cosas que te aporten y te hagan feliz, reconectándote cpm la citalidad y la creatividad interior, por lo que debes aprender a responder y no a reaccionar.

Siempre vas a tener dos opciones delante de ti, comer por hambre emocional o no, debes aprender a diferenciarlos y a reaccionar ente ello. Puedes sustitutit el conflicto y el malestar por ejercicios que te conecten con sentimientos positivos.

Pero lo vital es sincerarte contigo mismo, debes asumir tu responsabilidad y aceptar el hecho que estas inmerso en el hambre emocional o permanecer en esa parálisis habitual.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: