Consumo de antibióticos se ha disparado mundialmente

Los antibióticos son moléculas que atacan a las bacterias, pero el problema con ellos es que no son muy específicos y también atacan a las bacterias beneficiosas de la flora intestinal; el abuso de ellos favorece la evolución de bacterias resistentes a ellos.

En este sentido, la Organización Mundial para la Salud (OMS) ha considerado una amenaza seria para la salud global, por la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos, ya que dejan de ser efectivos progresivamente elevando la tasa de mortalidad en los seres humanos.

Un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) ha indicado que el problema en vez de mejorar ha ido empeorando, ya que el uso de antibióticos ha aumentado en un 39% entre los años 2000 y 2015 a nivel mundial, especialmente en países de riqueza media o baja; sosteniendo que la resistencia a los antibióticos también ha aumentado.

Si bien la pérdida de eficacia de los antibióticos se produce a causa del aumento de su consumo, sigue resultando vital e importante que el consume aumente es en los países pobres donde existen muchas enfermedades infecciosas que llegan a causar la muerte. Lo que se debe lograr es que exista un consumo adecuado.

Sin embargo, hay un ligero descenso del consumo global de antibióticos en países ricos, pero este hecho debe considerarse un problema, ya que la resistencia a los antibióticos es una amenaza global para la salud y la realidad es que se han tomado pocas medidas, se debe actuar de forma decisiva y encontrar soluciones como ampliar las vacunaciones o mejorar las infraestructuras.

En el estudio publicado, ha concluido que el consumo de antibióticos en todo el mundo, como media en dosis diarias por cada mil habitantes, aumentó de las 11,3 a las 15,7 entre el 2000 y el 2015. Por su parte, entre los países de riqueza baja o media, el aumento del uso de antibióticos diario aumento en un 77%, demostrando que el mismo está vinculado al crecimiento económico.

Los antibióticos más sencillos se consumen un 56% en países de riqueza media o baja y un 15% más en países ricos.

Esther R.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: