Ir a…
RSS Feed

Veneno de abejas, la curación para enfermedades crónicas e inmunes


El veneno de la abeja funciona como analgésico, calmando dolores musculares, siendo 80 veces más efectiva que la morfina. Son limitados los profesionales que la aplican, aunque es un tratamiento seguro y beneficioso.

Se usa para tratar enfermedades crónicas y auto inmunes, la cual debe ser aplicada por un profesional para que el mismo no sea nocivo para el paciente. Su aplicación se conoce como “apiterapia”. La técnica en general de la apiterapia consiste en inyectar al paciente el veneno (apitoxina), sin permitir que desprendan su aguijón.

El veneno de la abeja es un antibiótico natural efectivo para curar infecciones de tipo bacterial, funciona como cortisona, mejora la circulación, funciona como anti coagulante y es un gran regulador en casos de hipertensión.

Estudios se han demostrado que el veneno de la abeja contiene yodo, potasio, hierro, cloro, azufre, calcio, manganeso, cobre, zinc y magnesio, además de agua, proteínas, ácido fórmico, hialuronidasa y clorhídrico. Este veneno tiene aproximadamente 40 poderes curativos diferentes, y están llenos de nutrientes con acción antitumoral, analgésica, antibacterial y antiinflamatoria.

La apiterapia como también es se conoce, es una medicina alternativa o complementaria que además de usar el veneno, usa la miel, el polen, la cera, la jalea real, las larvas de zángano, las abejas enteras y hasta el aire de la colmena para la aplicación de tratamientos. También es útil y efectivo para el tratamiento de pacientes con trombosis, parálisis de bell, artritis, síndrome de túnel carpiano, problemas de varices, neuralgias, esclerosis múltiple, hepatitis, ciática nerviosa, colon irritable, entre otros.

Este tipo de terapia alternativa no tiene efectos secundarios o colaterales; sin embargo, se requiere una prueba de alergia antes del tratamiento. Tampoco se debe aplicar en caso se cardiopatías o en caso de embarazo.

También se ha demostrado que funciona efectivamente como antídoto al envejecimiento o como vasodilatador.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: