Sanitas a la espera de sentencia por una nueva negligencia médica

Ha salido a la luz datos reveladores sobre diferentes fallos de miles de dispositivos médicos; entre ellos “Infuse” un tratamiento para el crecimiento óseo de la multinacional Medtronic, poniendo en tela de juicio a Sanitas por una posible negligencia médica.

En el año 2014, se hizo publico el primer caso grave que causó graves secuelas, inclusive la incapacidad absoluta, de una mujer de Alicante después de ser diagnosticada de “discopatía e inestabilidad lumbar”, quien fue operada en un hospital de Valencia en el 2010, implantándole un injerto óseo para la fusión espinal, nombre que recibe en Europa dicho producto de Medtronic, que en los Estados Unidos se comercializa bajo el nombre de “Infuse”.

Después de cinco operaciones y múltiples ingresos hospitalarios, su evolución fue cada vez peor, necesitando tratamiento incluso con morfina para paliar los terribles dolores y bajo un “total desamparo médico” como ella misma define su estado actual.

Medtronic España, tenía conocimiento de este caso desde octubre de 2013, tras ponerse en contacto la paciente con la empresa e informar de todo su proceso.

La multinacional se desentendió del caso por medio de un escrito fechado en noviembre de ese mismo año, argumentando que cuando le operaron el producto pertenecía a otra empresa farmacéutica y no a ellos, ya que Medtronic España recibió la autorización de transferencia realizada por la anterior empresa propietaria del producto el 5 de agosto de 2011.

Finalmente la paciente denunció a Sanitas, al cirujano y a la aseguradora de éste, ya que las graves secuelas se debieron al mal uso “Infuse” por parte del profesional, quien eludió seguir el procedimiento indicado por la compañía.

Y es que, tal y como ha desvelado “The Implant Files”,“los neurocirujanos de ambos lados del Atlántico lo implantaron en partes de la columna y cuello no prescritas.

En un primer juicio, se dio por sobreseído el caso porque según el juez no había jurisprudencia. Sin embargo, tras llevarlo a la Audiencia Provincial de Alicante, la afectada está a la espera de sentencia, que espera próximamente se resuelva.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: