La Xunta de Galicia oculta la firma de acuerdos que beneficia a Medtronic

El Sergas se niega a hacer público todo y cuanto contempla la firma de convenios realizados con Medtronic para reorganizar el área de corazón de tres hospitales públicos, aplicando criterios empresariales para proteger la compañía.

La Xunta de Galicia ha firmado tres convenios entre noviembre de 2016 y mayo de 2017, con la multinacional estadounidense Medtronic, fabricante de equipos médicos, para reorganizar y gestionar el área del corazón de tres hospitales públicos de la región, aplicando los criterios necesarios, evaluar necesidades, las máquinas y los costes de atención médica que brinda el Servicio Gallego de Salud (Sergas).

Las cláusulas generales de estos acuerdos son públicas pero el contenido concreto y los anexos no han sido publicados, por parte del Gobierno gallego, y son especialmente ocultos, negando el acceso a la documentación, alegando que la misma puede afectar la propiedad intelectual, industrial o el secreto profesional.

La denuncia la hace la Asociación de Pacientes y Usuarios del Complejo Hospitalario de Santiago, que, aunque solicitaron de manera formal el acceso a los anexos de los acuerdos firmados para Lugo, A Coruña y Santiago, la respuesta que llegó a finales del mes de noviembre, firmada por Alberto Fuentes, secretario general técnico de la Consellería de Sanidad, fue negando el acceso a la información, concediendo solamente los documentos que ya estaban públicos en internet.

En este aspecto, Medtronic tiene una amplia ventaja ante la competencia directa, ya que puede tener acceso a información privilegiada con respecto al funcionamiento y gestión de los servicios de Cardiología en los hospitales gallegos. Además, de tener la ventaja de tener contacto directo y personal con los profesionales sanitarios y con la gerencia médica.

Sin embargo, en los documentos de acceso público no se ha logrado determinar ningún tipo de contrapartida económica, pero sí se visualiza la gran ventaja que tiene la multinacional sobre su competencia directa.

Esta no sería la primera vez que la Xunta de Galicia y Medtronic trabajan juntos; en agosto de 2016 firmaron un acuerdo donde ambos se comprometían a colaborar por cuatro años, prorrogables indefinidamente, en pro de mejorar los resultados en la atención sanitaria de los pacientes del sistema de salud de Galicia.

La Asociación de Pacientes desea conocer el contenido completo de los acuerdos, a fin de saber qué grado de participación tendrá la multinacional, en cada uno de los procesos asistenciales, y cuáles son los beneficios que van a aportar, en el caso de que existan. Por eso, la Asociación ve necesario que Sergas aclare, cual va ser el régimen de “propiedad de uso”, sobre todo en el caso concreto de Santiago, donde van a tener una maquinaria al servicio del área cardiológica, en pro de servir “exclusivamente” a los objetivos de los acuerdos, donde los gastos de instalación correrán por cuenta de la compañía, donde además se reserva el derecho de decidir la ambientación de los espacios donde estarán ubicados.

Esther R.

Fuentes: 

www.publico.es

www.eldiario.es

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: