Ir a…
RSS Feed

Beneficios de las aguas termales en nuestro cuerpo


La inmersión en aguas termales mejora de diversas enfermedades y virus. También, estimula el metabolismo y el sistema digestivo, mejora la relajación y la producción de endorfinas. Este aumento de temperatura ayuda a la absorción de los minerales por la piel, que activan el organismo.

Su composición está hecha a base de la filtración del agua subterránea capaz de mantener a los minerales en óptimas condiciones a diferencia del agua mineral posee bajas proporciones de sodio en su composición y altas cantidades de selenio, calcio y manganeso. Aunque la composición exacta dependerá de la zona porque está íntimamente ligada al tipo de suelo.

Beneficios para la salud según el elemento predominante:

  • Las aguas ricas en cloruro: las propiedades más importantes están en su función antiséptica, regular el tránsito intestinal, tratar enfermedades de la dermis y eliminar las impurezas que se generan en la misma (espinillas, granos…).
  • Las aguas ricas en magnesio: tienen una función diurética y que estimula los procesos de los aparatos excretores y también para la prevención de enfermedades cardiovasculares.
  • Las aguas con flúor: tienen propiedades muy beneficiosas para las enfermedades óseas, tanto para el tratamiento como la prevención.
  • En el caso de aguas ricas en hierro, tendrán un papel importante en dietas de adelgazamiento, ayudan a vigorizar el cuerpo en casos de convalecencia, aportan minerales en casos de falta y, además, regeneran la dermis.
  • Las aguas ricas en calcio: están indicadas para recuperar el nivel de densidad y masa ósea.
  • Las aguas con sulfatos: contribuyen a estimular el ritmo de nuestro metabolismo, entre otras cosas.
  • Las aguas carbogaseosas: son aquellas que conocemos popularmente como “agua con gas” y que se consumen en bares y restaurantes. Tienen propiedades vasodilatadoras.
  • Las aguas con cobre: tienen propiedades antiinflamatorias.
  • El agua con zinc: sirve para tratar problemas de exceso de grasa cutánea y de células muertas en el cabello.
  • Las aguas sulfurosas: contienen azufre y están indicadas para reforzar el sistema inmunológico y para tratar dolencias respiratorias crónicas, reumáticas, óseas y de la dermis. Aunque desprenden un olor muy desagradable poseen, probablemente, el componente más activo y valorado que hay de todos los anteriores.

El uso de aguas termales está indicado para un gran número de tratamientos médicos que son más que todo recomendados para las personas que practican algún deporte que les exige mucho a nivel muscular y utilizan estas aguas como fuente de terapia o para aquellas que sufren de dolencias, aunque hay algunas para las que se aconseja especialmente, como las siguientes:

  • Enfermedades infecciosas. Ayuda a curar heridas y limpiarlas.
  • Enfermedades del aparato respiratorio como la bronquitis, asma, neumonía…
  • Enfermedades de tipo cardiovascular como puede ser la hipertensión, vasculopatías o arteroesclerosis.
  • Enfermedades reumáticas, como pueden ser la artritis o la artrosis.
  • Ayuda a mitigar el estrés y las enfermedades de tipo nervioso, puesto que las aguas termales tienen un efecto sedante y favorecen la liberación de endorfinas.
  • Es aconsejable para combatir el lumbago y enfermedades de la columna vertebral.
  • Enfermedades de manifestación cutánea como pueden ser los eczemas, hongos, acné o psoriasis. También tiene propiedades para retrasar el envejecimiento de la piel.

https://alimentoscon.com/aguas-termales/

ProOdri

Deja un comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: