Investigadores españoles descubren nuevas dianas terapéuticas contra el rotavirus

Un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) conjuntamente con especialistas del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Centro Nacional de Biotecnología (CNB), han alcanzado medir las propiedades mecánicas de las múltiples capas proteicas que protegen el rotavirus.

Este viene siendo el primer estudio que logra detallar la interacción entre la función y las propiedades mecánicas de un virus de “múltiples capas”. Para visualizarlo mejor, debemos entender que las partículas virales encierran su material genético en un caparazón proteico el cual fue diseñado para proteger, transportar y liberar el genoma viral en la célula huésped. En este caso, la estructura de las partículas virales debe ser lo más resistente posible para proteger el genoma viral en los entornos externos a la célula, a fin de resistir los ataques del sistema inmune del huésped, para alcanzar y garantizar una infección exitosa.

En este sentido, los investigadores aislaron cada una de las diferentes partículas y subparticulas virales de rotavirus, mediante una mezcla de nueva metodología y procedimientos ya conocidos, además de estudiarla mediante microscopía de fuerzas atómicas (AFM).

Algunis virus de ARN bicatenario rodean su genoma de una capa protéica característica que introduce su propia maquinaria molecular para lograr que el mismo se replique y se propague. Muchos de estos virus añaden capas adicionales de proteína las cuales participan en funciones específicas.

Pedro de Pablo, autor principal de la investigación y profesor asociado de la Universidad Autónoma de Madrid, explica que el hallazgo “revela cómo las propiedades biofísicas de las tres capas proteicas se ajustan para permitir que el rotavirus infecte de forma eficiente las células del huésped”.

Los resultados del estudio fueron publicados en eLife, los cuales aportan valiosas dianas terapéuticas para lograr el desarrollo de nuevas estrategias antivirales, responsable de la mayoría de las enfermedades diarreicas en la infancia, especialmente los primeros 5 años de vida.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: