Condenados: Johnson & Johnson debe pagar 4.690 millones de dólares tras demanda

En los Estados Unidos, un tribunal de Missouri, ha condenado a la multinacional Johnson & Johnson a pagar 4 mil 690 millones de dólares a 22 mujeres que supuestamente contrajeron cáncer de ovario, luego de haber usado el talco de la multinacional.

La empresa estudiará el fallo, aunque se enfrenta a 9 mil demandas legales, las cuales están relacionadas con el uso del talco para bebé

Según el abogado de las víctimas, Mark Lanier, el jurado, compuesto por seis hombres y seis mujeres en Saint Louis, emitió su fallo a favor de las demandantes tras un juicio que ha durado seis semanas y ocho horas de discusiones. La indemnización se divide en 550 millones de dólares en daños compensatorios y otros 4.140 en otros pagos.

Las demandantes, seis de las cuales ya fallecieron, acusaron al fabricante de productos de cuidado personal y para bebés de haber contribuido al desarrollo de su cáncer de ovarios con sus polvos de talco con amianto desde los años 1970. Por su parte, la empresa sostiene que sus productos de talco no contienen amianto ni son causantes de cáncer.

Sobre la premisa de que “el talco para bebés de Johnson y Johnson es seguro, porque nos basamos en la ciencia”, un portavoz de J&J le dijo a la agencia AFP, hace unos meses, que están dispuestos a apelar estas sentencias.

La empresa ha adjuntado en su defensa las investigaciones de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), que garantizan la seguridad de dichos productos y del Instituto Nacional de Cáncer de ese país, que no ha sido concluyente en definir la relación entre el uso de los mismos y el cáncer. Las sentencias han generado inquietudes dado el uso masivo de talcos y polvos cosméticos en el mundo.

Durante los años 60 y 70 se generalizó el uso de polvos para controlar el sudor y como complemento de la higiene íntima femenina. En 1971, cirujanos británicos publicaron un artículo con el hallazgo de partículas de talco en varios cánceres de ovarios.

A pesar de las contradicciones, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (Iarc) clasificó el talco como una sustancia “posiblemente” cancerígena, condición que impulsó la investigación sobre el tema.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: