Ir a…
RSS Feed

Los beneficios de los lácteos para la salud


           Al pensar en lácteos, automáticamente se nos viene a nuestra mente y vaso de leche, y estas en lo correcto, ya que ellos son productos que derivan de la leche, como la leche entera, leche descremada, leche en polvo, leche evaporada, leche condensada, leche enriquecida, yogurt, yogurt semidesnatado, queso, queso cabra, queso búfala, natilla, cuajada, kéfir, mantequilla, entre otros. A pesar de estar todos dentro de un mismo grupo, poseen beneficios en comunes e individuales, sin embargo, nos enfocaremos en los beneficios que comparten para mejorar la salud de los seres humanos.

Es importante mencionar que solemos consumir los alimentos sin saber sus aportes, calorías, en que nos ayuda o en que nos perjudica, por lo que se recomienda realizar de vez en cuando un pequeño estudio para asumir las riendas de nuestra salud. Somos responsables de nuestra estabilidad y lo que comemos, influyen en gran parte en nuestro bienestar. Además mantener un equilibrio entre la salud mental y física es esencial para el aumento de la calidad de vida.

Aunque su consumo es recomendado para los niños y adultos, durante toda la vida podemos consumir estos alimentos que suelen ser tentativos para el consumo por su rico sabor. Para una mejor duración y mejor consumo se sugiere que estos alimentos permanezcan refrigerados. La leche suele ser relaciona como ingrediente principal de los postres por lo que es fácil y creativo ingresar esto a tus listas de compras.

Los lácteos se pueden dividir en fermentados y sin fermentación. Sin fermentación se destacan la leche, mantequilla, margarina y helado. Por otra parte los fermentados están el yogurt, quesos y el kéfir.

Los beneficios de los lácteos son por las propiedades que ellos tienen, son ricos en calcio, vitaminas A, B1, B2, B6. B12 y D, proteínas, magnesio, folato. Su consumo juega un papel fundamental en nuestro organismo por lo que hace que nuestro organismo funcione de una mejor manera.

La vitamina A y el calcio ayudan al crecimiento de los huesos y previenen muchas enfermedades infecciosas. La vitamina B, interviene en el cuidado del corazón y las arterias. La vitamina D, absorbe la porción necesaria de calcio para cuidar nuestros huesos.

Otros de los beneficios de los lácteos es que su consumo desde pequeños nos ayuda a crecer de manera óptima gracias a que durante la infancia y adolescencia se produce un gran aumento de la masa ósea. También, controla la grasa corporal debido al calcio que posee, mejora el perfil lipídico, mejora la hipertensión arterial, controlan los niveles de colesterol, controla el peso.

Desde que nacemos, se nos recomienda ingerir leche como alimento principal, a medida que vamos creciendo, tomamos tres vasos al día, luego 2 y llega un momento donde simplemente es opcional el consumo de leche. Sin embargo, como ya te habrás dado cuenta puede que estés consumiendo otro producto rico en nutrientes. Derivados de la leche, cada vez se crean más mezclas que satisfagan los gustos de las personas, combinaciones van y vienen en el ámbito del yogurt, todo con el fin de aumentar su consumo.

  • Se admite que una disminución en el porcentaje de grasa corporal en la infancia puede reducir el riesgo de obesidad con posterioridad (en la adolescencia y en la edad adulta), con los efectos saludables que de ello se derivan.
  • Teniendo en cuenta que los lácteos representan una fuente de calcio difícilmente alcanzable por otro tipo de alimentos, los lácteos pueden ayudar a mantener el peso.
  • En este sentido, numerosos estudios confirman una relación positiva entre el consumo de lácteos y un menor índice de masa corporal (IMC):
  • En un amplio estudio transversal realizado en Italia, se evaluó a niños entre 3-11 años y se vio que mayores consumos de leche se asociaban a un menor IMC (O’Connor TM, 2006)
  • En un estudio de seguimiento de un pequeño grupo de niños de 2 meses a 8 años de edad se encontró una relación inversa entre la masa grasa de los niños y el consumo de calcio (Skinner JD, 2006).
  • El consumo de leche se relacionó significativa e inversamente con el IMC en los niños que tomaron leche entera, analizado por edad y frecuencia de consumo de diversos alimentos. Esta asociación no se mantuvo cuando los niños consumían leche desnatada (Barba G, 2005).
  • En este mismo estudio, la prevalencia de sobrepeso fue significativamente inferior en los niños que consumieron leche entera a diario frente a los que la tomaron con menor frecuencia.
  • Se ha sugerido además que la leche es rica en ingredientes bioactivos, como la vitamina D, que pueden actuar modulando el almacenamiento de la grasa corporal de manera independiente al calcio.
  • Existe una relación inversa entre el consumo de calcio y cantidad de grasa corporal, con independencia del IMC de los niños. Esto indica que los niños pueden reducir en un 0,4 % su grasa corporal si aumentan la ingesta diaria de calcio en un vaso de leche desnatada o un yogur.

Barba G, et al. (2005). “Inverse association between body mass and frequency of milk consumption in children”. B J Nutr; 93: 15-19.

  • O’Connor TM, et al (2006). “Beverage intake among preschool children and its effect on weight status”. Pediatrics; 118: e1010-e1018.
  • Ortega RM, et al (1998). “The importance of breakfast in meeting daily recommended calcium intake in a group of schoolchildren”. J Am Coll Nutr; 17: 19-24
  • Ortega RM, et al (2000). “The consumption of milk products in a group of pre-school children. Influence on serum lipid profile”. Nutr Res; 20 (6):779-790.
  • Skinner JD, et al (2003). “Longitudinal calcium intake is negatively related to children’s body fat indexes”. J Am Diet Assoc.; 103 (12): 1626-1631.
  • La leche desnatada tiene ventajas sobre la leche entera y el yogur en poblaciones que ya presentan hiperlipidemia. La leche desnatada es la que tiene un mayor efecto hipocolesterolémico, posiblemente como consecuencia de su bajo contenido en grasa saturada y colesterol. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que el descenso del colesterol por consumo de lácteos no es homogéneo, y que unos individuos responden mejor que otros (Ortega, 1993).
  • En cuanto a los lácteos enteros, se ha observado que su consumo se asocia a un aumento de la fracción de colesterol-HDL (Ortega, 1993).
  • Algunas leches fermentadas pueden tener efecto beneficioso sobre el colesterol plasmático. Por ejemplo, una cepa de Enterococcus faecium es capaz de reducir un 4% del colesterol total y un 5% del colesterol-LDL. (Agerholm-Larsen, 2000).
  • Se ha visto asimismo que al menos una ración diaria de lácteos reduce en un 40% la prevalencia de síndrome metabólico, es decir, de los altos niveles de colesterol, glucosa, etc. que representan factores de riesgo cardiovascular (Ma, 1995).
  • Diversos estudios clínicos demuestran que alimentos enriquecidos con esteroles y estanoles vegetales reducen el colesterol total y el colesterol-LDL, ya que inhiben parcialmente la absorción del colesterol (Tapiero, 2003; Kassis, 2008).
  • En suma, los lácteos pueden actuar de manera natural disminuyendo las concentraciones séricas de colesterol. En ancianos con cifras altas de colesterol o preocupados por el control de peso, son especialmente aconsejables los lácteos semidesnatados y desnatados (Ortega, 1993)

http://www.webmd.com/diet/features/6-reasons-to-get-your-diary#1

http://www.puntofape.com/beneficios-de-consumir-lacteos-7418/

ProOdri

Deja un comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: