Pájaros agresivos por culpa de los metales pesados

Investigadores de la Universidad de Amberes en Bélgica realizaron un estudio con carboneros comunes (Parus major), una pequeña ave insectívora de vivo plumaje amarillo que se puede observar por toda España y parte de Europa, demostrando que la exposición a cadmio y plomo les quita vitalidad y les provoca agresividad.

Los científicos observaron los hábitos de estos carboneros comunes que vivían junto a las instalaciones de la compañía Umicore, que es una refinería y fundación de metales con grandes emisiones de plomo y cadmio. La práctica refirió a la captura de 250 ejemplares de distintos emplazamientos alrededor de las instalaciones de la fábrica, con el objetivo de examinar el comportamiento detallado en el laboratorio. De esta manera se comprobó que aquellos carboneros con mayor contacto a los metales pesados estaban más inactivos. Su contacto con los metales pesados se pudo determinar a través de un análisis de sus plumas y la composición química de sus huevos.

Los investigadores de la Universidad de Amberes detectaron otros cambios de personalidad en una segunda fase del estudio, que consistió en marcar los ejemplares y devolverlos a su entorno original, donde se volvieron a observar sus hábitos y reacciones ante los estímulos naturales y otros inducidos por los especialistas, como la introducción de un pájaro peluche en sus nidos o la reproducción de cantos grabados para incitar que les rondaba un competidor.

De esta manera, se pudo llegar a comprobar que los machos más agresivos eran los que se encontraban más cercas de las instalaciones de Umicore, convirtiendo el plomo y el cadmio a pájaros más decaídos e irritables, siendo más vulnerables a sus depredadores, según los investigadores.

En cuanto a las hembras, su comportamiento era más protector en sus nidos, especialmente aquellas vecinas a la refinería.

Sin embargo, los metales no son la única amenaza alimenticia para las aves, el plástico también se ha convertido en una gran amenaza, tras su consumo las aves pueden sufrir obstrucción intestinal, intoxicación o malnutrición.

Esther R.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: