¿Cómo prevenir enfermedades naturalmente?

En la actualidad la medicina natural a tenido tanto auge como la medicina convencional, esto se debe a que esta rama de la medicina no solo se limita al uso de plantas o hierbas para sanar, sino que también engloba la elaboración de masajes y otros tratamientos que ayudan a restablecer el bienestar físico, energético y mental. En este caso tomaremos como ejemplo de la medicina natural, la denominada fitoterapia.

Fitoterapia: flores sanadoras

La fitoterapia consiste en tratar las dolencias y enfermedades mediante productos naturales. Es una de las prácticas más antigua dentro la medicina natural ya que surgió en una impetuosa necesidad de mantener y recuperar la salud. Es una práctica utilizada tanto por humanos como por el reino animal. En términos generales es una técnica en la que se toman las plantas como medicina, a diferencia de la naturologia que toma cualquier producto proveniente de la naturaleza.

A continuación te dejamos una lista de diferentes plantas medicinales que deberían formar parte de tu botiquín alternativo si deseas practicar la llamada fitoterapia:

  • Acelga: tomando el zumo de las hojas de esta planta se hacen con las absorciones para descargar la cabeza de los dolores. El cocimiento simple se toma para corregir la sangre. El zumo con un poco de sal es un laxante suave para los males del hígado

 

  • Azucena: el té de estas flores es un recomendado sudorífico y tiene la tonicidad, y además cualidades de la manzanilla, obrando como estomacal. Las hojas de la planta puestas en las sienes alivian los dolores de cabeza, y si se desea calmar irritaciones puede ponerse en cualquier otra parte del cuerpo

 

  • Pazote: en algunas partes esta planta es denominada hierba sagrada. Es un tónico muy acreditado, además se aplica con éxito a las indigestiones y demás afecciones estomacales.

.

  • Peonia: la raíz pulverizada es un calmante y a la vez un antiespasmódico muy recomendable, lo apropiado es tomarlo en pequeñas dosis. Ellos sirven para curar la epilepsia y los cólicos nerviosos, tomados en la dosis expresada.

 

  • Cebada: el cocimiento de esta semilla hasta que ella reviente es refrescante, se hace más eficaz añadiéndole goma arábiga; se hace también de ella una emulsión fresca y alimenticia y si se tostase antes se obtendría un buen astringente aplicable a la curación de las diarreas y en otras afeccione de la mucosa gástrica

 

  • Claveles: el agua de los encarnados se toma en común en la hipocondría, para lo cual bastara dejarlos en infusión toda la noche. Al mismo fin se confecciona con ellos un jarabe, que se toma mañana y noche en dosis de tres cucharadas, bebiendo además agua de toronjil

 

  • Girasol: el zumo de las flores y semillas puestas en vino blanco es perfecta para prevenir el cáncer y las fiebres intermitentes. Tómese al intento medio vaso de esta medicina en ayunas. Este medicamento es también muy bueno para las personas que padecen de piedras o arenas en los riñones o vejiga

 

  • Sábila: la sábila es perfecta para hidratar y cuidar la piel, se indica para persona que han sufrido quemaduras o irritaciones seberas en la piel.

 

Prokarly

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: