¿Cómo combatir la sarcopenia?

La pérdida degenerativa de masa, potencia y rendimiento muscular causada por el envejecimiento se conoce como sarcopenia, que conlleva a problemas de movilidad, caídas, fracturas o también osteoporosis.

En las mujeres la sarcopenia llega de forma abrupta después de la menopausia, pero por lo general la pérdida de masa y fuerza muscular se produce de forma gradual durante la edad adulta que se pronuncia en la vejez.

“Es a partir de los 50 años cuando la masa muscular declina entre un 1 y un 2%, la fuerza muscular disminuye un 1,5% anualmente, y hasta un 3% a partir de los 60 años. Estos porcentajes son más altos en personas sedentarias y dos veces mayores los hombres que en las mujeres”, así lo indica la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

Para la Fundación Española de Nutrición (FEN), la pérdida del músculo se acelera después de los 70 años hasta alcanzar el 15% por década. Son varios los factores que pueden explicar la alteración del estado nutricional, explicando la pérdida de peso y de masa muscular, como: los trastornos gastrointestinales (diarrea crónica, estreñimiento), patologías pulmonares o cardiovasculares avanzadas o neurogenerativas (Parkinson), cambio en las habilidades sensoriales y gustativas, dietas terapéuticas que restringen el consumo de ciertos alimentos, reducción de actividades físicas, depresión o aislamiento social por la pérdida de un ser querido.

Para combatir la sarcopenia lo que se recomienda es mantener la ingesta de proteínas adecuada, comer legumbres, huevos, yogurt, frutas, cereales, leche, además de barras hiperproteicas y suplementos.

También es importante realizar alguna actividad física a fin de complementar la dieta alimenticia, estableciendo una calidad de vida con bienestar y buenas energías. Los ejercicios y la nutrición adecuada deben estar complementados ya que no todo puede prevenirse con la actividad física ya que hasta los atletas veteranos pueden llegar a desarrollar sarcopenia.

Hay que tener en cuenta, que la sarcopenia puede aparecer o agravarse coincidiendo con una desnutrición proteico calórica, asociada a la pérdida de peso. También existe sarcopenia con un peso corporal normal e incluso alto.

Esther R.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: