Beneficios de correr descalzos para la salud

Aunque correr sin zapatos es una de las últimas tendencias son muchos los beneficios que tenemos al correr descalzos, siendo una de las principales que tenemos menor riesgo sufrir lesiones, ya que centro de gravedad disminuye, y se activan las conexiones neuronales desconocidas.

Se disminuye el centro de gravedad porque reduces la carga de impacto en el cuerpo, teniendo menos posibilidades de sobrecargar músculos y articulaciones y, por ende, desarrollar alguna lesión. Además, que si corres descalzo, las señales que logrará percibir el cerebro son mucho más intensas.

Sin embargo, lo primero que debes hacer para ir adaptándote a correr descalzo es usar unas zapatillas minimalistas, que te ayudarán con lo que sientes al pisar, con el movimiento que has de hacer, durante cada recorrido. Es recomendable usar este tipo de calzado por lo menos durante un año, para que las extremidades inferiores se vayan adaptando y acostumbrando a nuevas sensaciones.

Al momento de correr descalzo pueden aparecer ampollas, cortes o heridas; el pie debe acostumbrarse a las superficies, siendo al pasar el tiempo menos frecuente este tipo de lesiones. Aunque esta práctica no es recomendable para las personas con pie plano, no debería existir ningún problema, ya que el esfuerzo recae en la zona media del pie.

Las personas que practican correr descalzos evitan que el primer apoyo del pie sea con el talón, experimentando en la extremidad inferior el movimiento natural para el cual fue diseñado, evitando cualquier tipo de amortiguación artificial que tiende a modificar las pisadas y genera lesiones.
Al momento de correr descalzo, las zancadas serán más cortas debido a la modificación natural de la pisada, reduciendo el riesgo de lesiones, porque el impacto recae sobre la parte media del pie y no en el talón, lo que pasaría usando zapatillas deportivas.

Aunque estemos diseñados para andar descalzos, el solo hecho estar usando calzado durante tantos años ha influido en el tejido de nuestros pies, no estando aptos para andar tranquilamente por el cemento o el asfalto.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: