Saludable y ecológico ¿son lo mismo?

Actualmente muchas personas están usando mal este termino, ya que existe la tendencia a comprar productos ecológicos y que al incorporarlos a la dieta, ya la misma se convierte en “sana”. La mayoría de las personas hacen una mala interpretación de estos términos, así como del sello biológico y orgánico.

La realidad es que estas tres acepciones significan lo mismo, la producción de los productos han respetado al medio ambiente, el bienestar animal y son libres de transgénicos, pero ello no significa que de manera automática son saludables.

Las grandes cadenas alimentarias se han encargado de sacar provecho de ello, ofreciendo una imagen positiva antes los consumidores para sacar un beneficio; normalmente la comida “eco” tiende a ser superior a la convencional.

Cualquier alimento que contenga estas etiquetas, aunque sea procesado, debe contar con el 95 por ciento de ingredientes agrarios de origen eco.

De acuerdo a la Organización de Coonsumidores y Usuarios (OCU), el porcentaje de ingredientes biológicos de un alimento está entre el 70 y el 95 por ciento no puede denominarse como ecológico.

Son muchos los productos que se pueden encontrar bajo este sello: cereales, galletas, gominolas, papas fritas, etc, pero que en realidad son productos ultra procesados, que perjudican la salud. Este es un tipo de proceso industrial en los que se elaboran los productos con más de cinco ingredientes, siendo su calidad nutricional muy baja y altas en grasa.

Los alimentos que se pueden incluir bajo la lupa de “naturales y saludables” son los aquellos que no contienen más de tres ingredientes, la mayoría cuanta con el sello de “ecológico”.

Todo se trata de una moda y no se esta respecta verdaderamente la salud, debemos asegurarnos de los productos que adquirimos bajo el sello eco, bio u orgánico, revisar el procentaje de ingredientes, sus propiedades nutritivas, el tipo de producto y como han sido procesados. No todos los alimentos pueden meterse bajo la misma etiqueta y el simple hecho que los incluyas en la dieta no significa que automáticamente sean saludables.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: