Prohibido: aguantar las ganas de orinar

Antes de aguantar las ganas de orinar es importante saber que en la orina se incluyen todas las sustancias de desecho, aquello que el cuerpo no necesita y que se ha filtrado por los riñones, en la vejiga se concentra todos esos residuos de sustancias ácidas y amoníacos, y pueden dañar la vejiga y el tracto urinario.

Cada vez que orinamos se produce una eliminación de todas las bacterias presentes en la uretra, evitando que las mismas migren a otras zonas y causen infecciones, por lo que mientras más tiempo estas bacterias se encuentren en nuestro cuerpo más existe la posibilidad de desarrollar cistitis u otras infecciones.

Si aguantamos regularmente las ganas de orinar también puede existir el aumento en las paredes de la vejiga, ensanchándola y causando daños diversos. Es importante no tratar de engañar el cuerpo, si el cerebro te manda la señal de orinar no te demores mucho en hacerlo, ya que llegará un momento que el mismo dejará de hacerlo y llegarán las consecuencias graves de salud; dolores, hinchazones, retención de líquidos, entre otros.

El hecho de aguantar las ganas de orinar puede producir cálculos en los riñones, instalar esos pequeños cristales que se pueden generar el fosfato, amonio, el calcio y el magnesio, que luego se pueden convertir en piedras y causan mucho dolor y consecuencias. Si aguantas las ganas de orinar también se puede generar un reflujo vesicouretetral que es una dolencia que se desarrolla cuando la orina en vez de ser expulsada al exterior esta regresa a la uretra y los riñones ocasionando fuertes infecciones.

Es muy malo aguantar las ganas de orinar puede causar malestar general, calambres, cansancio, además de las graves infecciones descritas. Ten presente que esto puede ocurrir una vez, pero los problemas se presentan cuando se convierte en un hábito, porque a largo plazo puede traer graves consecuencias.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: