Poderoso antibacterial y antiviral con aceite de ricino

El aceite de ricino es un poderoso antibacterial y antiviral natural que además permite aliviar los dolores, mejorar las heridas y estimular el sistema inmune.

Es un gran hidratante que tiene propiedades para tratar descamaciones y eczemas, picaduras de insectos y hasta la caspa. También el aceite de ricino es un laxante natural, y es muy popular para tratar el estreñimiento. El aceite de ricino alivia la colitis o las molestias de tipo intestinal o estomacal; también alivia el dolor causado por la artritis. Es muy usado para eliminar los callos en los pies, suavizando la acumulación de piel muerta, y muy popular para eliminar los lunares. Se usa cosméticamente para alargar las pestañas, permitiendo que se vean más largas y abundantes.

El aceite de ricino es ideal para reducir las ojeras, además que es un gran aliado para evitar el envejecimiento. Ayuda a reforzar las uñas frágiles, fortaleciéndolas ya que tiene mucha vitamina E.

Es un excelente hidratante para cuidar la piel, suaviza la piel; ayudando en caso de pieles muy secas, herpes, descamaciones, úlceras leves, quemaduras o heridas superficiales. También aporta muchos beneficios para el cuidado del cabello, dejándolo suave, brillante, fuerte y saludable. A su vez permite eliminar la caspa.

Este tipo de aceite es muy utilizado para los masajes corporales, sobre todo los relajantes, descontracturantes o antinflamatorios. El aceite de ricino es usado para aliviar dolores musculares y las articulaciones.

Sirve como emoliente para proteger la piel, y puede encontrarse en lociones, pomadas o jabones. También es beneficioso para tratar orzuelos y picaduras de insectos.

El aceite de ricino tiene múltiples usos, por sus propiedades antibacteriales y antivirales. Este aceite se obtiene de la semilla homónima y de ácidos grasos, siendo originaria su planta de la India, pero muy usada actualmente en muchos países.

Sin embargo, algunas personas son sensibles al aceite de ricino lo que puede generar reacciones dérmicas y trastornos intestinales. Su uso tampoco se recomienda a las personas que sufren de colon irritable, úlceras, hemorroides, cólicos, prolapsos o personas que se hayan sometido a algún tratamiento quirúrgico.

Esther R.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: