Los pistachos el aliado para tu cerebro

Un estudio de la Loma Linda University de California en los Estados Unidos, confirma que consumir frutos secos de forma regular puede mejorar la frecuencia de las ondas cerebrales asociadas a la cognición, la memoria, el aprendizaje, el recuerdo y otras funciones cerebrales.

El mismo reveló que el consumo de pistachos generan una mayor respuesta en ondas gamma , que son determinantes para la mejora del procesamiento cognitivo, el aprendizaje y la percepción y la retención de información.

Se realizaron unas pruebas tras la selección de dos grupos de mujeres francesas. El primer grupo consumió una galleta proteica (135 calorías) y l otro grupo consumió pistachos (una ración equivalente a 135 calorías), siendo incluidos en la ingesta de alimento. Luego de 4 semanas el experimento reveló que aunque el peso de los participantes no varió en ninguno de los dos grupos, el grupo que consumió pistachos presentaba una tendencia a reducir el perímetro de cintura, alcanzando los niveles de grasas corporales y una mayor prorporción de nutrientes con respecto al otro grupo.

Comer pistacho tres veces por semana reduce la posibilidad de sufrir obecidad o síndrome metabólico. Los pistachos mejoran la resistencia a la insulina, siendo yn gran aliado contra la diabetes tipo II. Ayudan a fortalecer los huesos y músculos proporcionando proteínas vegetales, fósforo , potasio, magnesio, además que ayudan a reducir el estrés.

Ayudan a mantener los dientes fuertes, gracias al fósforo, favorece la vista, por los nutrientes como la riboflavina, la luteína y la zeaxantina, que actúan como antioxidantes y protegen del daño solar.

Los pistachos ayudan además a reducir el estrés, y su contenido de potasio y magnesio contribuyen a reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca en situaciones de estrés.

Por otra parte, de acuerdo al estudio realizado por el Dr. Vellingiri Vadivel, el hecho de incluir 30 y 50 gramos de frutos secos en la dieta diaria, ayuda a reducir el riesgo de padecer patologías cardiovasculares.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: