Limitar el consumo de ciertos alimentos

Limitar el consumo de ciertos alimentos

Limitar el consumo de alimentos curados, ahumados, horneados y fritos

Existen muchos carcinógenos naturales en los alimentos y también algunos precursores de ellos, como el nitrito de sodio. En el curado y ahumado de las carnes se emplean estas sustancias para conservarlos mejor, aunque en el sistema digestivo, al actuar con las aminas derivadas de las proteínas, forman compuestos con elevado nivel carcinogénico, por lo que su consumo excesivo puede aumentar el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, además de otros enfermedades.

Por otro lado, los alimentos ahumados, tanto la carne como el pescado, contienen una gran cantidad de sal. El sodio, como se indica a continuación más detalladamente, también conlleva algunos riesgos para la salud.

Los métodos de cocción que emplean temperaturas superiores a 200 0C, como la fritura, por ejemplo, producen compuestos mutagénicos de elevado poder que, a largo plazo, pueden determinar la aparición de procesos tumorales gastrointestinales.

Limitar el consumo de ciertos alimentos
Limitar el consumo de ciertos alimentos es vital para una buena salud…

Dichos compuestos aumentan su concentración en la medida en que las grasas se recalientan. Algunos indicadores prácticos para no volver a utilizar la grasa, son el aumento de la viscosidad y la aparición de espuma.

Una forma de disminuir la concentración de esos compuestos es la adición de grasa fresca a la recalentada, ya que la calidad de las frituras también es muy importante y, por ello, se debe usar un aceite adecuado y limpio, controlar la temperatura al freír los alimentos y utilizar papel absorvente para eliminar el exceso de grasa.

También hay que tener una serie de recomendaciones a la hora de cocinar algún alimento en el horno, como no utilizar demasiado aceite, puesto que puede resultar tan perjudicial como la fritura, o emplear bandejas antiadherentes, que impedirán que la comida se peque.

En definitiva, de forma general, se recomienda limitar el consumo de alimentos curados, ahumados, horneados y fritos, a no más de dos veces por semana.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: