Ir a…
RSS Feed

La siesta es buena para la memoria


Una breve siesta sin caer en el estado de ensueño, se torna suficiente para memorizar todo lo aprendido, así lo refiere un nuevo estudio. El sueño se encarga de bloquear los mecanismos de nuestro cerebro para olvidar, reducir el neurotransmisor dopamina y, por tanto, facilita la formación de memoria.

El estudio realizado sugiere que un estado de reposo silencioso es beneficioso para la memoria, cuando no estamos ocupados asimilando nueva información sensorial. Los autores explican que “la investigación reciente sugiere que el sistema de memoria fortalece los recuerdos nuevos y débiles al reactivarlos”.

Los investigadores de dicho estudio son Michael Craig, de la Universidad Heriot – Watt en Edimburgo, del Reino Unido, y Michaela Dewar, líder de investigación y profesora asistente en la misma universidad.

Sin embargo, la investigación sugiere no solo que un período de descanso tranquilo nos ayuda a recordar cosas nuevas, sino que ese descanso es crucial para retener los detalles más especificos.

En esta oportunidad los expertos diseñaron una prueba de memoria para evaluar la capacidad de retener información concreta. Agruparon 60 jóvenes entre muejres y hombres de 21 años en promedio, que observaran por un tiempo determinado un conjunto de fotos, variadas entre antiguas y similares. Si la capacidad de los participantes para retener era buena, los mismos indicarían que las fotos era similares.

Por su parte, Craig explica que “si no se almacenan recuerdos tan detallados, los sujetos deberían perderse las diferencias sutiles en fotos similares y confundirlas con fotos antiguas”.

Aquellos adultos que descansaron el tiempo sugerido a la presentación de la foto obtuvieron mejores resultados. , almacenando recuerdos más detallados, con respecto aquellos individuos que no descansaron.

Por lo tanto, los investigadores sugieren que el reposo silencioso es beneficioso ya que favorece el fortalecimiento de nuevos recuerdos para el cerebro; aunque los mecanismos detrás de ello continúan siendo un misterio objeto de estudio. Lo que sabemos es que durante el sueño nuestra sinapsis se relaja, se mantienen flexibles, lo que mantiene la neuriplasticidad y la capacidad de aprendizaje de nuestro cerebro.

Esther R.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: