La dieta ¿puede afectar el sistema inmunitario?

Aunque no lo creas, una dieta poco saludable puede sobre activar el sistema inmunitario. Una ingesta elevada de grasas y azúcar permite que las células inmunitarias reaccionen como si se tratara de una infección bacteriana; continuando el efecto incluso después de adoptar hábitos alimenticios saludables.

En este caso, un grupo de investigadores de la Universidad de Bonn conjuntamente en colaboración con la Universidad de Massachusetts, realizaron experimentos con ratones para determinar de qué forma la dieta puede afectar el sistema inmunitario, durante 4 semanas.

La dieta de los roedores fue rica en lípidos e hidratos de carbono, con bajo contenido en fibra. Tras la ingesta, los animales experimentaron una reacción inflamatoria, incrementando el número de células del sistema inmunitario en sangre, especialmente de monocitos y granulocitos.

Según los resultados, el origen de esta proliferación anómala sería la médula ósea. Así pues, los científicos aislaron células del tuétano del hueso y analizaron su genoma. Los datos sugieren que la dieta occidental re programa la expresión de algunos genes, concretamente aquellos relacionados con la multiplicación celular. Entonces, al momento de proporcionar a los ratones una dieta más sana y balanceada, la inflamación disminuyó, pero los cambios observados a nivel genético persistieron, provocando modificaciones epigenéticas, alteraciones en el empaquetamiento del ADN, que afectarían a la expresión de la información genética de las células.

Los científicos destacan en sus resultados, la capacidad de esta dieta rica en grasas y azucares para activar la memoria del sistema inmunitario; después de una infección, las células inmunitarias pueden recordar algunos patógenos; así pues, ante una invasión, la respuesta es más rápida y eficaz.

Las muestras de los roedores demostraron que en este caso es la dieta occidental, y no un microorganismo, quien mantiene las defensas del organismo en constante alerta, es decir, sobre activadas. Este resultado también se observó en células humanas.

La realidad es que estos descubrimientos sugieren que una alimentación inadecuada puede desarrollar problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares o diabetes de tipo 2.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: