Investigadores de España ¿por qué se marchan?

El 70% de los investigadores que trabajan en el extranjero señalan que no creen que puedan regresar a España para continuar con sus investigaciones, el 20% simplemente indican que no van a volver, mientras que solo el 10% ha contestado que si tiene esperanzas de regresar. La encuesta fue realizada por la Asociación Española de Investigación sobre Cáncer (Aseica) y la Sociedad Española de Oncología médica (SEOM).

La realidad es que son 33 mil investigadores españoles que se encuentran trabajando fuera del país. Los datos de la encuesta han puesto en evidencia que 27% de los encuestados ha salido del país por las becas, 36% para realizar un doctorado, el 18% para mejores oportunidades; dejando el 9% por necesidad o elección propia.

Aseica y SEOM han informado que la financiación inestable de la investigación, desarrollo e innovación, los problemas organizativos, los problemas legales y la “falta de compromiso del Gobierno con investigación, se unen a la difícil situación con la que trabajan los investigadores”. De igual manera, ambos representantes han coincidido que “los periodos de becas y formación en el extranjero son muy positivos para la ciencia española siempre que ese talento vuelva al país. El gobierno pierde la inversión realizada en su formación ya que este talento lo aprovechan otros países. Nuestros jóvenes se quedan a trabajar fuera porque tienen opciones para investigar y trabajar laboralmente, cosa que en España no ocurre”.

Esto también se debe a que miles de puestos de trabajo han desaparecido, son escasos, ha existido un deterioro gradual de los sueldos, por ello, el 48% de los encuestados han señalado que el futuro de su línea de investigación no está asegurado, que quizás deban hacerlo en otro país, que si les garantice los recursos general necesarios.

Además, los resultados de la encuesta indican que el Gobierno no hace los esfuerzos necesarios en el desarrollo y estabilidad de la investigación, así opinan el 99,9%.

“Tenemos centros del mejor nivel internacional, y no existe una política clara de patentes, porque no existe tampoco ese tejido empresarial que nos sustente para poder invertir”, por lo que hemos perdido el capital humano, ha indicado Carlos Camps, presidente de Aseica.

Esther R.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: