El Insomnio

El insomnio es un trastorno del sueño que se caracteriza por la imposibilidad de conciliar o mantener el ritmo del sueño durante los ciclos normales nocturnos, ocasionando una falta de descanso que afecta al rendimiento en el resto del día. El punto en el que se ve más afectada la persona por el insomnio es en la capacidad de descansar. Siendo así que las personas se siente igual de agotadas como si solo hubiese dormido unas pocas horas, a pesar de que lo haya hecho por más de 8 horas. En función del tiempo en que se vea afectada la persona, se puede determinar si el insomnio de corta o de larga duración, remitir espontáneamente o requerir tratamiento para solventarlo.

En los casos más graves de insomnio, estos pueden estar relacionados con enfermedades graves degenerativas o crónicas que puedan en algún futuro afectar a la salud de la persona, debido a que los procesos metabólicos que desintoxican y regeneran el organismo se ven afectados por el poco rendimiento durante el sueño. Haciendo a las personas más propensas a las enfermedades

Sin embrago, existen algunos remedios caseros para reducir el insomnio, que además ayudan a relajar y reducir los agentes estresores que evitan la conciliación del sueño reparador y a estimular el cuerpo para el descanso nocturno. Entre esas opciones están:

 

     Un baño caliente. Aunque parezca algo muy sencillo y rutinario, realizar este acto durante las noches antes de dormir facilita una mejor manera de prepararse para conciliar el sueño. Al tener insomnio se recomienda domar una ducha de agua caliente  ducharse 2 horas antes de irse a dormir, debido a que esto ayuda a relajar el cuerpo.

Infusión de valeriana. La Valeriana es conocida por ser un relajante natural, por lo que la convierte en una opción ideal para personas que padecen de insomnio, se debe tomar aproximadamente media hora antes de ir a dormir, mediante una infusión de té o en agua fría.

Un vaso de leche con miel. Una receta casera vieja y efectiva. Cuando no se puede conciliar el sueño es recomendable tomar un vaso de leche con una cucharada de miel, para tener un mayor efecto en la relajación y así poder dormir.

Té de manzanilla o lavanda. Ambas de estas hierbas tienen propiedades calmantes que pueden reducir y aliviar la ansiedad y el estrés, lo que ayudará a conciliar mejor el sueño, por lo que es recomendable tomar un té de manzanilla o lavanda antes de ir a dormir, o se puede hacer una infusión mezclando ambas hierbas y agregarle un poco de miel.

Lechuga. Aunque sea una opción algo extraña, hacer una infusión de té con hojas de lechuga antes de ir a dormir ayuda a conciliar mejor el sueño, debido a que tienen propiedades sedantes que ayudan al cuerpo a relajarse. Se le puede añadir un poco de miel para mejorar su sabor.

Establecer ciclos regulares. Se debe crear una rutina de sueño que se mantenga todos los días. Esto se puede comenzar acostándose a la misma hora y levantarse  la misma hora, procurando que haya un intervalo de descanso de 7 a 8 horas entre ellas.

https://mejorconsalud.com/14-remedios-para-dormir-facilmente-y-mejor/

ProOdri

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: