El fitobioma el mejoramiento de las cosechas

Con el hecho de satisfacer la gran demanda mundial de alimentos, se han estado investigando nuevas formas de explotar el fitobioma, la explotación de la compleja red que enlaza los cultivos con los microorganismos, el suelo, la fauna, el clima, tiempo y otros factores a fin de mejorar las cosechas.

Con esta intención, Mercedes Díaz, fitopatóloga, como muchos otros investigadores busca proteger los cultivos contra las amenazas, y a su vez, mejorar su rendimiento. Su equipo de trabajo, en el 2016, recubrió semillas con miles de microbios distintos y las sembró, junto a parcelas de control plantadas con semillas sin tratar, en medio millón de puntos repartidos por todo el medio oeste y el sur de los Estados Unidos. A su vez, a lo largo del perímetro de estos campos el equipo investigador dispuso de parcelas centinelas sembradas con variedades sensibles a enfermedades, advirtiendo del daño que podrían padecer el resto de los cultivos.

Sin embargo, la investigación agronómica suele ser un proceso lento y también impredecible, pero Díaz piensa que en realidad es una carrera contra el tiempo; si la agricultura no cambia de forma radical durante los próximos años, existe la posibilidad que no haya suficiente comida para todos, ya que se calcula que la población mundial pasará de 7500 a 9700 millones de habitantes en el 2050, por lo que se deberá aumentar la producción en un 70%, así lo estima la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). En este sentido, los cultivos genéticamente modificados han cumplido con las expectativas de aumentar la producción de alimentos.

Jan Leach, fitopatólogo de la Universidad Estatal de Colorado, advierte que “tenemos que dejar de buscar soluciones milagrosas”.

Por lo tanto, entre las innovaciones más prometedoras destacan las semillas recubiertas con hongos o bacterias que frenan las plagas o promueven el crecimiento. Estos productos ya se encuentran en el mercado.

Aunque las intervenciones sobre el fitobioma susciten menos controversia que las semillas genéticamente modificadas, plantean algunos riesgos; ya que la biotecnología por sí sola no podrá acabar con el hambre en el mundo.

Esther R.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: