Ir a…
RSS Feed

¿Cómo fortalecer el sistema inmunológico naturalmente?


Los glóbulos blancos, también conocidos como leucocitos, son la defensa natural del cuerpo contra las infecciones y son una parte importante de la función del sistema inmunológico (son conocidos también como los defensores del cuerpo). Estos glóbulos comen bacterias extrañas y otros organismos que invaden el cuerpo; por lo tanto, son los responsables de la inmunidad (la habilidad natural del cuerpo humano para combatir las infecciones y los virus). Es posible que algunas personas tengan sistemas inmunológicos más débiles debido a su genética y otras debido a las infecciones virales o bacterianas.

          Comer muchas frutas y verduras frescas es vital durante las estaciones más frías del año, en especial porque de esta forma nos aseguramos un buen aporte de vitaminas, sobretodo de la vitamina C. En estos casos, por ejemplo, podemos comer mandarinas, o bien un zumo de naranja natural cada mañana.

Además de frutas y verduras frescas, una opción igualmente positiva es la de incluir en nuestra dieta cebolla y ajo, ya que tienen un efecto antivírico sumamente importante.

         Beber infusiones calientes (en especial eucalipto), té en sí (té verde o té blanco), o incluso caldos vegetales, de forma que ayuden a que nuestra garganta se recupere y la protejamos.

         Obtén suficiente proteína. Comer una dieta balanceada garantiza que los nutrientes adecuados lleguen a la médula ósea, que es el lugar en donde se producen los glóbulos blancos. Empieza por asegurarte de comer mucha proteína, la cual es el componente más importante de los glóbulos blancos. Puedes obtener proteínas de las carnes, el pescado, las aves de corral, el queso, los huevos y la leche.

          Elige las grasas adecuadas. Evita las grasas saturadas, pero come muchas grasas no saturadas. Las grasas saturadas aumentan el riesgo de enfermedades del corazón, pero las grasas no saturadas ayudan a la absorción de vitaminas liposolubles en el cuerpo. Estas “grasas benignas” se encuentran en el maíz, el ajonjolí, el cártamo, la soya y los aceites de semilla de algodón.

          Come cantidades limitadas de carbohidratos. Consumir cantidades adecuadas de trigo, maíz y cereales te ayudará a crear la energía necesaria que necesita tu cuerpo para producir glóbulos blancos. Sin embargo, consumir cantidades excesivas de estos alimentos dará como resultado niveles menores de linfocitos T (y por lo tanto, respuestas inmunes más bajas).

          Come antioxidantes. Los antioxidantes son las vitaminas, los minerales y otros nutrientes que ayudan a reparar las células dañadas en el cuerpo. Algunos ejemplos de antioxidantes son el beta caroteno, las vitaminas C y E, el zinc y el selenio.

  • El beta caroteno se encuentra en los albaricoques, el brócoli, la remolacha, los pimientos verdes, los tomates, el maíz y las zanahorias.
  • La vitamina C se encuentra en las bayas, el brócoli, las nectarinas, las naranjas, las fresas, los pimientos, los tomates y la coliflor.
  • La vitamina E se encuentra en el brócoli, las zanahorias, las nueces, la papaya, la espinaca y las semillas de girasol.
  • El zinc se encuentra en las ostras, la carne roja, los frijoles, las nueces y los mariscos.

https://www.mis-remedios-caseros.com/fortalecer-sistema-inmunologico.htm

ProOdri

Deja un comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: