Ir a…
RSS Feed

Alergias a las medicinas más comunes


Las medicinas en general tienen sus propios efectos adversos, que pueden llegar a desarrollar alergias en algunas personas, aunque muchas de ellas cursan con síntomas leves los cuales a veces ni llegan a percibir.

Dentro de la variedad de medicinas que pueden provocar alergias, existen algunas que tienen más facilidad por provocarlas por la composición que tienen, como lo son: los anticonvulsivos, la penicilina, la insulina, las sulfamidas, los medios de contraste (usados en los rayos X) o los antibióticos de cualquier tipo.

La alergia a los medicamentos no tiene síntomas distintos de las demás, aparte de los efectos adversos que pueden provocar y los descritos en las consideraciones de las medicinas que tomamos. Las mismas pueden dividirse en síntomas leves, moderadas y graves.

Cuando se tiene una alergia por medicamento de tipo leve, pueden aparecer erupciones cutáneas que suelen ser molestas; urticaria o ronchas en la piel, desapareciendo una vez terminemos de consumir el fármaco. La picazón es uno de los síntomas leves más comunes y la misma se puede sentir en los ojos o en cualquier parte de la piel.

Los síntomas de las alergias moderadas corresponden a la hinchazón en los labios, lengua y rostro, que si no se trata puede llegar a tornarse grave, ya que la hinchazón de boca o cuello puede desarrollar problemas respiratorios.

Otro síntoma es la fiebre, que es indicativo de que algo no está funcionando bien, por lo que hay que suspender inmediatamente el medicamento y visitar al médico tratante.

La diarrea es otro de los síntomas alérgicos moderado que se debe controlar a tiempo, ya que también puede llegar a ser grave si no se toman los correctivos. Las sibilancias y la confusión también pueden hacerse presentes.

Por su parte, los síntomas graves de reacción alérgica pueden desencadenar en shock o la anafilaxia, por lo que se requiere de atención médica inmediata, puede haber dolor fuerte en el abdomen, estado de confusión, desmayo, dificultad para respirar, fiebre, mareo, palpitaciones, pulso rápido, ronchas, erupciones en la piel, etc.

Debemos considerar que, aunque estemos tomando medicamentos para solucionar algún problema, no estamos exentos a que los mismos nos produzcan alergias.

Esther R.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: